POR QUÉ EL TRABAJO DE DISEÑADOR NO ES DE LOS MEJORES REMUNERADOS DEL MUNDO